miércoles, 23 de julio de 2008

Inmortalidad



"No quieres inmortalidad porque lo dudas, sino porque la temes".

Francisco de Quevedo


¿Qué es ser inmortal? Pues muchos simplificarían esto como la vida eterna. Se podría decir que es el concepto de existir infinitamente, es decir con una duración indeterminada.

Desde los tiempos de Merlín muchos magos, brujas, muggles, entre otros seres vivos, han tenido el deseo de vivir para siempre. Sin embargo el tema de cómo conseguir la inmortalidad o si esto en realidad puede lograrse, ha creado un eterno debate lleno de historias, cuentos, leyendas y fantasías. La razón principal por la cuál generalmente se busca la inmortalidad es por el temor a morir, muchos piensan que vivir para siempre es la solución a muchos miedos y que los hará poderosos y superiores, sin embargo hay quienes creen que la inmortalidad es el paso siguiente a la muerte, característica de las iglesias muggles católica, judía, musulmana, etc.

Uno de los personajes más comentados dentro del mundo de Harry Potter es el señor oscuro: Lord Voldemort. Antes de ser como quería ser, este hombre fue Tom Ryddle, un joven de ascendencia mestiza, bastante reservado e introvertido. Tuvo una niñez dificultosa y muchas cosas en ese tiempo afectaron su vida, llevándolo a ser uno de los magos más temidos de todos los tiempos, o como muchos lo llamaban: “El que no debe ser nombrado”. Voldemort tenía como objetivo el demostrar su superioridad, el poder gobernarlo todo con sus leyes, quería volver al mundo, su mundo y convertirlo en un lugar sin gente como su padre de “sangre sucia”. En el trayecto de lograr todo esto, vio como el infundir miedo en los demás le daba cierto “poder” y comenzó a aprovecharse de esto. Embriagado en el poder quiso más, y apuntó hacia lo que muchos apuntan, la inmortalidad. Si bien muchos villanos a través de la historia han intentado “limpiar” el mundo de ciertos seres a los cuales desprecian o consideran innecesarios, como Hitler o Ra's al Ghul, nos centraremos esta vez en los que también han buscado la inmortalidad.


Como primer ejemplo tenemos a Mumm-Ra, conocido villano de la serie los Thundercats. Mumm-Ra era una poderoso sacerdote y hechicero "egipcio" que realizó un pacto con “Los Antiguos Espiritus del Mal” para ser inmortal y poderoso, el precio a pagar era convertirse en un muerto vivo momificado que permanecería en su pirámide hasta que los convoque y pueda convertirse una vez más en un fornido guerrero y así luchar contra los Thundercats. El parecido es bastante obvio, Voldemort al igual que Mumm-Ra tiene que pagar un precio por la inmortalidad que desea conseguir. El señor oscuro partió su alma en siete partes introduciendo cada parte en un Horrocrux. Para crear uno debe asesinar a alguien primero y al hacerlos evita que, aunque, se destruya el cuerpo de la persona, ésta no muera, debido a que una parte de su alma sigue intacta. Sin embargo al partirse se convirtió en algo menos que un todo y cuando le rebotó su propio Avada Kedavra quedó convertido en un ser ni muerto ni vivo, además al no tener su alma entera y haber “revivido” sin estar muerto lo hace ser un ser extraño sin una definición de vida latente.

Nuestro segundo ejemplo es Drácula, este conocido vampiro es un villano difícil de atrapar por sus chocantes características, como su fuerza sobrehumana, su capacidad de convertirse en un animal o el mismo hecho de manejar el clima. Sin embargo ¿Es totalmente inmortal?, si serlo implica tener una vida eterna, es decir, literalmente, no morir, entonces no habría posibilidad de morir para Drácula, ya que es un ser inmortal como todo vampiro. Sin embargo hay formas de matar a Drácula, por ejemplo poniéndolo a la luz por muchísimo tiempo sin nada de sangre que beber o metiéndole una estaca en pleno corazón y acabar con su “vida eterna”. Al igual que Voldemort, tienen una inmortalidad parcial, es decir, si hay forma de acabar con ellos, pero es algo difícil y no cualquiera puede hacerlo. Además pueden haber varios intentos que pueden causarte la vida. Para matar a Voldemort había que acabar con todas las partes de su alma y esto era una tarea básicamente asignada a Harry.

Como pueden ver, muchos villanos de muchas épocas, libros, leyendas, etc, etc, desean obtener diferentes cosas por diferentes motivos, pero al alcanzar su propio concepto de “inmortalidad” vemos claramente que ni si quiera en cuentos se logra del todo. ¿Será por eso que el bien casi siempre vence? ¿Es esta falta de lograr la verdadera y plena inmortalidad lo que hace que los villanos piensen que al tenerla de forma parcial, si es que esto existe, ya lo lograron? Podemos presenciar muchas veces que a pesar de ser remotas las posibilidades de acabar con estos villanos tan poderosos, existen y los “héroes” casi siempre logran encontrarlas.

viernes, 4 de julio de 2008

¿Satan Potter?


La fantasía de los 7 libros que narran la historia del “niño mago” han sido juzgados por muchos críticos, algunos dicen que no es literatura, otros dicen que son sólo para niños y que es una vergüenza que los adultos los leamos. Sin embargo las críticas más duras y más controversiales son las que hacen los conservadores religiosos.

La magia, el ocultismo, incluso el satanismo son algunos elementos que dichos religiosos encuentran arraigados en la saga. No son solo cristianos los que están en contra del contenido del mundo de Harry Potter, sino también los protestantes, ortodoxos, musulmanes, etc. Y como era de esperarse estas críticas no se han quedado en palabras. Han habido juicios, prohibiciones y críticas públicas sobre lo que JK Rowling ha escrito.

Por ejemplo, en Estados Unidos han intentado prohibirlos en las escuelas ya que atenta contra “la separación entre iglesia y estado” que dicta su constitución, “enseñando” sobre la magia, la cuál esta reconocida como una religión (Wicca). Los ortodoxos en Grecia y Bulgaria han organizado campañas en contra, incluso la jerarquía del Vaticano ha expresado su descontento. Los iraníes los han criticado frente a los medios de comunicación y en los Emiratos Árabes han sido prohibidos.

Por otro lado hay quienes dicen que los libros de Harry Potter son todo lo contrario a un libro de enseñanza religiosa. Afirman que la autora más bien, ha intentado eludir el tema religioso dentro de lo posible. Sin embargo al ser cristiana practicante no ha podido evitar que se cuelen sus creencias, como por ejemplo la celebración de Navidad, el recordado funeral, la accidentada boda o el “limbo/King Cross”.

Algo que no pueden negar, es el vivo intento de JK Rowling por mostrar la diferencia entre el bien y el mal. Esto lo hace no solo con Voldemort, sino en el diario vivir de Harry, las decisiones que tiene que tomar, las situaciones a las que se enfrenta, lo que Dumbledore le transmite, etc. Los siete libros están llenos de situaciones extremas y cotidianas, en donde algunas veces se obedece al mal y otras al bien, mostrando en cada una las consecuencias que puede acarrear cualquier decisión tomada.

Si bien la magia es mal vista desde siempre y a lo largo de la historia de la humanidad, su mala reputación se debe básicamente a que la magia más obvia y popular es la magia negra. Al comienzo la magia era una sola y no estaba aceptada, sin embargo mientras el tiempo pasó, los seres humanos abrieron más sus mentes a otras creencias, se dieron cuenta que habían otras cosas en las que podían basar su fe y se evocaron a explorar. Esto ayudó a la sociedad a dejar de ser totalista y volverse más moderna o contemporánea.

A los libros de Harry Potter se le acusan de enseñar y divulgar la magia negra y el ocultismo, sin embargo, si buscamos ambas definiciones, podemos ver que esto no es del todo cierto. La magia negra es básicamente todo acto mágico usado para hacer el mal, incluso hasta llegar a invocar al mismo demonio para lograr su cometido. Mientras que el ocultismo es la dedicación al estudio de las ciencias ocultas, como por ejemplo la astrología, la alquimia, etc. Si bien los libros mencionan estas ciencias ocultas, no están enfocadas hacia la magia negra, es decir, no muestran como algo favorable o algo que todos debemos aprender, el uso de la astrología para hacerle daño a nadie, ni el uso de la alquimia para volverse inmortal. Todo lo contrario, muestran todos estos actos o intentos, relacionados directamente al mal. En la Biblia podemos encontrar exactamente lo mismo, muestran que hay gente que practica estas cosas con malas intenciones, y recalcan que es algo “que no se debe hacer”.

JK Rowling dio una entrevista a MTV, en la que habló sobre el cristianismo en sus libros.

“Para mí los paralelos religiosos siempre han sido obvios, yo nunca deseé hablar demasiado abiertamente sobre ellos porque pensé que podía mostrar a la gente por donde iba la historia”

Al decir esto JK da a conocer que sabe perfectamente que sus creencias eran básicas, sobre todo para el final del libro en donde Harry vive una especie de resurrección. Además en las lápidas de los padres de Harry están escritas dos citas bíblicas, una dicha por Jesús en Mateo 6:21: “Porque donde estuviere vuestro tesoro, allí estará vuestro corazón” y la otra de 1 de Corintios 15:26 “Y el último enemigo que será deshecho, será la muerte”

“Son libros muy británicos, así que fue muy obvio que Harry iba a encontrar citas bíblicas en las piedras sepulcrales, pero pienso que las dos citas en particular que él encuentra, casi personifican la serie entera.”

Creo que muchos concordamos con ella, son esas cosas que vienen a uno en el momento más indicado, Harry necesitaba escuchar este tipo de frases alentadoras y tan sabias, que solo podemos encontrar en libros de la altura de la Biblia. Si bien JK cita al sagrado libro y hace uso de sus creencias para dirigir ciertos desenlaces de la historia, no quiere decir que estaba tratando de influenciarnos, de convertirnos, ni mucho de menos de iniciarnos en ningún culto.

Nosotros como fans tenemos bien en claro, que JK Rowling tampoco tuvo la intención de ir en contra de ninguna religión en especial, ella se abocó a hacer una de las historias más recordadas, llenó las páginas de vivencias reales y mágicas, de imaginación y cosas posiblemente imposibles. Hizo que muchos de nosotros nos transportarnos a un mundo distinto con situaciones similares. Además nos mostró muchas veces que las diferencias entre las personas y personajes, o lo que estos creen, no son limitantes para interrelacionarnos, que cuando uno lucha por lo que quiere es probable conseguirlo, que la amistad es algo importante, que los valores familiares son necesarios y un largo etcétera. Después de todo ese positivismo ¿Tenemos que criticarla por no encasillarse en virtudes cristianas sino en valores humanos?