jueves, 28 de octubre de 2010

VENTA Entradas para el Estreno de Harry Potter and the Deathly Hallows Lima Perú



La Orden del Sol, UVK Multicines, Warner Bros Perú, Geek Store, Organa Colecionables y TOMA-UNO te invitan al estreno de media noche con verdadera magia en Lima Perú.

Desde este Lunes 1ero de Noviembre a las 2:00 pm podrán acercarse a Geek Store Centro Comercial Arenales Tienda 4-21 y comprar su entrada para el estreno a tan solo 12 sickles 12 knuts, 18 soles en moneda muggle nacional (el mejor precio!). El horario regular de la tienda (a excepción del Lunes 1ero) es de 11:00 am a 9:00 pm.

Como todos los años haremos que este día sea inolvidable para tí! Una entrada especial conmemorativa, sorteos de artículos originales coleccionables, fotos con tus "personajes" favoritos, regalos y muchas sorpresas más sin pagar mucho más!

Al ser un estreno de MEDIA NOCHE deberás asistir el 17 de Noviembre al cine alrededor de las 10 de la noche, en donde te encontrarás con la magia de compartir el evento con miles de fans tan apasionados como tú, donde las túnicas y varitas serán el panorama regular, y donde definitivamente se vivirá la magia.

La película se proyectará a las 00:00 horas reglamentarias que pide la Warner Brothers y podrás ver la película al mismo tiempo que los fans de otros países y así ser parte del movimiento que implica ser fan de Harry Potter.

Contaremos con 2 salas en los cines UVK de LarcoMar, 569 butacas que disfrutarán de la película más esperada (en inglés con subtítulos en español). No dejes que alguien te cuente la película, sé el primero en verla!

Como no puede faltar tendremos sorteos de sortilegios coleccionables que cualquier fan muere por tener, regalos y sorpresas! Y no necesitas pagar mucho más!

Como nos caracteriza hemos organizado un ordenamiento para entrar a las salas y estamos en vía de reunirnos con la seguridad del cine. Así aseguraremos que tu entrada sea en orden y a tiempo. El orden de entrada a las salas será igual que el orden de compra y número de las entradas. Compras antes, entras antes y eliges tu sitio antes!

Cualquier duda puedes comunicarte con sociedadmagicaperuana@gmail.com o hacerlas en el muro de este evento, estamos para resolver tus dudas! Todos los que agreguen este evento recibirán el anuncio de la venta antes que nadie!

Atte
Orden del Sol
Primer Club de Fans de Harry Potter en el Perú
Sedes en Lima, Piura, Trujillo y Arequipa
www.ordendelsol.net

viernes, 10 de septiembre de 2010

"De grande quiero ser Mortífago"



"Son nuestras decisiones las que definen lo que somos, mucho más que nuestras habilidades”

Harry Potter y la Cámara Secreta, capítulo 18


Con esta frase, Albus Dumbledore trata de enseñarle a Harry que por más que él tenga un “origen” similar al de Tom Riddle, por más que el Sombrero Seleccionador haya pensado en enviarlo a Slytherin y una serie de semejanzas que el mismo Tom ya había notado, no son iguales porque él mismo eligió seguir un camino diferente. De este modo, al igual que Harry, aprendemos que cada quién es lo que elige, y de esa forma nuestras acciones son consecuentes con nuestras decisiones.

Pero, ¿qué hay de aquellas personas cuyas ideas o gustos no son iguales a sus acciones o a aquello que – dicen- les gustaría hacer?
Hace unos años, cuando recién empezaba a relacionarme con los fans peruanos e ingresé a la Orden del Sol, me hicieron esta pregunta referente al rol: ¿Qué quieres ser, auror o mortífago? Mi respuesta fue: “Auror, obvio” y es que en ese momento me parecía difícil pensar que hubiera personas que realmente desearan ser "los malos".

Para mí fue una gran sorpresa cuando ese mismo día reaccioné ante el hecho que de las treinta y tantas personas allí presentes, más de la mitad, adoraban la idea de ser mortífagos, les gustaba la idea de estar del lado de Voldemort y les fascina todo lo referente a Slytherin. Y cada día son más las personas que quieren jugar a ser malos aún sabiendo que en la vida real no harían ninguna de las cosas de las que tanto hablan.

¿A qué me refiero? ¿A chicos buenos y malos? En realidad no, sino a una faceta de las tantas que la historia de Harry Potter ha desarrollado: el rol. Si por aquí se está dando la vuelta alguien no muy familiarizado con estos mundos y estos términos, veamos primero qué son los juegos de rol. Son juegos que consisten en desarrollar un papel previamente creado y ser otra persona con una vida completamente diferente, inventando historias, lazos, familias y conexiones entre los miembros.

El rol como tal no es único ni exclusivo de Harry Potter, sino que se desarrolló a finales de los sesenta en Estados Unidos, y las historias del juego son tan diversas como las reglas. Te puedes guiar de un tablero y fichas (como en Calabozos y Dragones, uno de los pioneros) o simplemente seguir las historias y los mundos de un anime, o incluso mezclar todo y tener a una sarta de personajes aparentemente sin relación entre sí y que conviven – real o virtualmente - de tal modo que llegan a desarrollar lazos entre personajes, fuera de la amistad.

Harry Potter no está exento de estos juegos. Es más, en una historia en la que cohabitan diversas familias, cada una con sus propias características y particularidades, las posibilidades de crear un personaje son infinitas. Uno puede inventarse un nombre dentro de una familia mágica y crearse su propia historia, o puede decidir ser “x” personaje ya existente y seguir creando historias y lazos.

Si se tienen infinitas posibilidades para elegir un personaje, ¿por qué tantas personas encuentran tan fascinante ser alguien malo? Según el psicoanálisis, las fuerzas que mueven al ser humano son el eros y el thanatos. Si consideran eso, pues la gente solo actúa por la búsqueda de placer oral, físico o social por un lado y en busca de lograr sus objetivos aún a costa de dañar a los demás. También dice que ese eros y ese thanatos están dentro de una de las tres partes de la personalidad que los psicoanalistas llaman “ello”, quien tiene los impulsos, el descontrol, etc.

Entonces ese lado de nuestra personalidad es limitado por los otros dos que son el “yo” - que tiene que adaptarse a los atavismos sociales - y el “super yó”, que es el conjunto de valores, normas, reglas, costumbres, principios morales, entre otros. Cuando la persona tiene que mantenerse en el estado de yo y superyó, deja el ello de lado, y por lo tanto no puede sacar a relucir su "lado malo", pero cuando se encuentran con un antihéroe que a su “yo” le permite hacer todas las maldades que quiera, se identifican con él, como esperando que ese personaje represente todas sus ganas de malograrle la existencia a otros.

Jugar al rol no es malo, yo lo he hecho desde pequeña y mi personaje mágico se transforma por momento en aquél ID con el que solemos identificarnos entre los fans, pero siempre con límites: jugamos e interpretamos a cualquier personaje, pero cuando el juego termina, vuelvo a ser yo.

Otra teoría que a su vez nos puede dar pistas de por qué son tantos los que sueñan con ser un personaje malo es también del psicoanálisis. Según Adler, la personalidad humana se divide en cuatro clases. Hay dos activas (activo constructivo y activo destructivo) que son todos aquellos a los que les gusta hacer cosas, son lideres, son capaces, hábiles, y guían sus actos hacia el bien común (activo constructivo) o hacia el bien personal (activo destructivo), los cuales no miden el bien o mal en sus actos mientras consigan sus fines. En estos dos grupos estarían la mayoría de los personajes de Harry Potter.

La teoría de este autor también habla de otros dos tipos de personalidad: el pasivo constructivo y el pasivo destructivo, es decir, aquellos que no tienen iniciativa pero que siguen, ayudan, apoyan y no ponen oposición, y aquellos que no hacen nada, pero tampoco dejan a nadie tranquilo haciendo cosas.

Otra teoría es que el estado de “ello” es el más cercano al “niño rebelde” y al “niño libre” que todos tenemos dentro, por tanto, identificarse con los malos puede ser también un escape para el lado más infantil, lúdico y travieso. A fin de cuentas, son interminables las formas de “tratar” de entendernos o de justificarnos, pero así como cada persona tiene una razón diferente para jugar a ser mala, los personajes propios de la historia también tienen una propia razón para serlo, fuera del hecho que Rowling los inventó así.

Para terminar este post, quiero dejarlos con algunas reflexiones: Si los malos de la historia de Harry Potter fueran reales, ¿por qué lo serían? ¿Qué tanto los conocemos y de qué forma los podríamos clasificar? ¿Qué razones podemos encontrar para que nos gusten o no los juegos de rol?

Harriet H.H. Potter

jueves, 2 de septiembre de 2010

Voldemort, solo otro huérfano?



Cada vez que alguien pretende hablar de Harry Potter siempre se empieza con lo mismo. Si, ya saben, la típica:"Harry Potter era un niño huérfano qeu vivía con sus insoportables tíos y no sabía que tenía poderes...". La misma historia que ya conocemos. Por eso, a veces olvidamos que dentro de este contexto, existe todo un mundo propio para cada personaje, que incluye su vida, motivaciones, miedos y confrontaciones.

¿Qué hubiera sucedido si la historia de Harry Potter no hubiera empezado hablando de él? ?Qué si Rowling hubiera decidido hablar de otro niño, huérfano también, crecido entre muggles y criado en un orfanáto? Un niño que también desconocía su origen, que se sentía diferente al resto de niños de su entorno, y ansiaba conocer a su padre. Un niño al que de la noche a la mañana le confirmaron que era especial, que entre sus antepasados se encontraba un linaje destacado y que era capaz de hacer cosas grandiosas ... y poderosas. ¿No hubiera sido posible que nos encariñaramos con este otro niño también?

Pero ese es el inicio de otra historia. Así serían los libros si a Rowling se le hbuiera ocurrido escribir ...mmm... que se yo... ¿Tom Ryddle y el Anillo de los Peverell? Bueno, en ese caso la historia iría sobre la vida de ese niño, sus aventuras en Hogwarts, la búsqueda de su orígen y poco a poco su ascensión al poder y a la búsqueda de la inmortalidad. ¿Lo seguiríamos queriendo allí?

Pero sí, aunque para la gran mayoría -salvo aquellos seguidores de los mortífagos, el rol y el lado oscuro - Lord Voldemort es definitivamente "el malo de la historia", el enemigo, el villano; y también todos entendemos que simplemente sin Voldemort, la historia de Harry Potter no existiría; son pocos los que buscan pensar que él es el malo simplemente porque lo es. Entonces ¿porqué un chico como pudieron ser tantos otros chicos, llega a ser el villano que fué?

Primero veámoslo solo como un personaje, parte de una historia. En el libro "La Enciclopedia de Fantasía", John Clute y John Grant enumeran algunas de las características que definen a un "Señor Tenebroso" clásico:
- Un señor tenebroso "a menudo ha sido vencido hace eones, pero no ha sido destruído"
- "Aspira a ser el prícinpe de este mundo"
- Es una "fuerza abstracta", menos de carne y hueso que una energía sobrenatural
- Representa un "debilitamiento", la idea que "antes de que empezara la historia escrita, hubo una disminuciñon"; como el cauce y la muerte que Voldemort causó antes de que Harry fuera enviado a casa de los Dursley.
- También es un símbolo de "degradación", un colapso moral, a menudo fruto de un pacto cuestionables, como el sellado por lo muchos mortífagos que intentaron aumentar su poder aliándose con Voldemort, y apoyándose en esto para alejar a los sangre mezclada.
- "Infringe daño empujado por la envidia", pues su motivación inicial es venganza por aquellas cosas que en el fondo siempre quiso tener y nunca tuvo.


Según esta lista, Lord Volldemort es el "Señor Tenebroso" por excelencia, pues cumple todas estas características, incluso llegando a materializarlas hasta convertirse en las bases de quién es Lord Voldemort en sí.

Y bueno, tal como la vida de Harry, la de Voldemort - o mejor dicho, Tom Ryddle - es más o menos conocida. Merope Gaunt, su madre, era una bruja que venía de una familia venida a menos a pesar de ser descendencia directa del mismo Salazar Slytherin. Ella logra encantar a Tom Ryddle, joven muggle de una familia adinerada, pero casarse con ella gracias a una poción de amor. Pero una vez embarazada, Tom despierta del encantamiento y la abandona. Ella se ve sola y muere al dar a luz a su hijo en un orfanato muggle, solo pudiéndole dar el nombre: Tom por su padre y Marvolo por su abuelo.

Una vez allí, Tom fue conciente de su diferencia con el resto de niños, pero esto no lo hizo sentirse disminuido, sino al contrario, lo llevó a creerse especial y diferente al resto. Y a pensar, si su madre había sido lo suficientemente débil como para morir, entonces aquella capacidad "especial" que poseía, debía proceder de su padre. Por eso ya una vez conciente de sus poderes, de que era un mago y de que la gran oportunidad para cambiar su destino estaba en Hogwarts, fue para él un primer golpe enterarse que aquél idealizado padre era en realidad un vulgar muggle que lo había abandonado antes de nacer.

Y es en realidad este principal hecho el que va a determinar el resto de acciones de su vida y el primer motor de su levantamientoi: el odio por los muggles. Este hecho representa el resquebrajamiento de los sueños de un niño, de una conexión gloriosa con su padre, que no solo era inexistente, sino era inversa. De haber sido su héroe, aquél a quién debía parecerse, a verlo como el hombre que lo desamparó. Empieza aquí el odio por los muggles, la búsqueda por identificarse con su orígen mágico, por ir más allá de su débil madre de una familia olvidada hasta encontrar esa conexión, que fue la que le dio determinación y las fuerzas necesarias para reafirmar su identidad: ser el heredero de Slytherin.

Con esto no solo ratificaba su repulsión por los muggles - o de sangre muggle - sino que probaba que no solo era ya más especial que aquellos huérfanos con los que convivió, sino que era también más especial que todos aquellos magos con los que ahora vivía, por lo tanto no había nadie superior a él.

La búsqueda del poder absoluto y de la inmortalidad son ya solo consecuencias de aquella degradación inicial, de aquél camino entre el simple deseo inicial hasta la capacidad de materializarlo, pero no su verdadero impulso. Así que podemos ver a Lord Voldemort - Tom Ryddle - aquél joven inteligente y capaz, con un futuro brillante y provisorio, siempre desde dos perspectivas: del villano hambriento de poder capaz de sacrificarlo todo por conseguir sus fines; o de aquella historia de un niño solo, marcada por la decepción y soledad. Jamás sus motivos podrán justificar sus actos, pero sí servir de incentivo para desarrolla la habilidad para dejar de mirar a los personajes - y personas - por lo que son. Nadie es bueno ni malo sin una motivación en sí, sino que cada aspecto de una personalidad, real o ficticia, está basada en el desangranaje de cientos de factores, por pequeños que sea, que forman la historia de una vida.

Harriet Potter y Negra Black

lunes, 16 de agosto de 2010

La literatura fantástica de Harry Potter sí es mágica

A pesar de mover millones de dólares mundialmente, de haber cautivado a millones de personas de todas las condiciones y de haber logrado enganchar a miles de niños cuyas únicas lecturas eran las conversaciones del messenger (milagro, bien podría decirse en este caso, o cuestión de magia...), Harry Potter dista mucho de ser la octava maravilla del mundo. Sabemos bien que no es LA joya, literariamente hablando. Simplemente funcionó. Y funcionó bien.

Es a raíz de este fenómeno mediático que reapareció y se recreó un género que ya estaba por lo demás chamuscado. Sirvió para recordar viejas glorias no tan bien explotadas y para dar cabida a nuevos y prometedores baluartes en lo que a literatura fantástica se refiere. Además, se convirtió en ascensor para muchos que no tardaron en subirse a la "combi Potter" y que cogieron alguna "inspirada" idea con tal de conseguir 15 minutos de fama.

Si habláramos sobre cuál libro es mejor, probablemente nunca llegaríamos a un acuerdo, pues todo depende del gusto particular del lector. Y aunque este género siempre ha recibido la atención de los jóvenes, sí tenemos que reconocer que el estallido mundial de la literatura fantástica juvenil gracias a Harry Potter hace ya bastantes años, sirvió para recordar a aquellas joyas que si bien gloriosas en su momento, estaban ligeramente olvidadas en la memoria colectiva.

En este caso, tenemos ejemplos como el Señor de los Anillos (y para los seguidores de Tolkien, NO estoy diciendo en ningún momento que Harry Potter sea mejor, ni que no haya tenido Tolkien sus propios adeptos... simplemente no estaban tan propagados). La neomitología creada por el también británico John Ronald Reuel (J.R.R. para los amigos) Tolkien empezó en 1937 con "El Hobbit", a los que siguió la trilogía del Señor de los Anillos (publicada entre 1954 y 1955), El Silmarilion y Los Hijos de Húrin. Las últimas 2 obras fueron recopilaciones de su hijo Christopher, y publicadas póstumamente en 1977 y en el 2007, respectivamente.

Pero el verdadero "gran estallido" de Tolkien se inició con las adaptaciones cinematográficas de la trilogía. La primera de ellas, estrenada en el 2001, salió a la luz en una época en las que los temas mágicos y fantásticos ya estaban fuertemente en boga. Y no está de más recordar que el gran estallido mundial de Harry Potter estaba ya en su auge desde hacía más de 2 años.



Otro clásico que fue reeditado con toda esta corriente fantástica fue "Las Crónicas de Narnia" de C.S. Lewis. Esta serie de siete libros fue escrita entre 1939 y 1954 y si bien eran ya un clásico en su natal Inglaterra, no habían tenido la suerte de ser difundidas apropiadamente fuera de los límites de los países de habla inglesa.

En este caso, por más que su fama y posterior adaptación cinematográfica (en el 2005) se deben a las condiciones ya indicadas, la influencia es inversa: J.K. Rowling siempre se reconoció como fanática de la obra de Lewis. Es más, el hecho que la saga de Harry Potter conste de siete libros, es un declarado homenaje a la saga de Lewis. Y cuando Rowling por primera vez escribió "el viaje por el andén 9 ¾", ella pensó directamente en el viaje por armario que conduce a los personajes de Lewis a la tierra de Narnia.

Otro de los casos del boom fantástico es el de los que han aparecido en este corto periodo de tiempo y muestran prometedoras historias que han logrado la merecida atención que -tal vez- en otro momento no hubieran podido alcanzar. Varios nombres se me vienen en este momento a la cabeza, unos más conocidos o comerciales que otros, pero si alguno ha logrado mayor atención es el de la trilogía de "Eragon".


Christopher Paolini, el autor de la saga, empezó a escribirlos en 1998 cuando contaba con tan solo 15 años. Tardó tres en finalizarlos y empezaron a ser publicados modestamente en la editorial de su familia hasta ser descubiertos por una gran editorial que lo relanzó, convirtiéndose en un bestseller listado en el "New York Times". Los tres primeros volúmenes, "El Legado", "Eldest" y "Brisingr" han sido ya publicados, y la última Guía Ilustrada de Alagaesia ya se puede comprar.

Sin embargo, todo su éxito editorial y el ambiente favorable en el que nació no impidió que sea duramente criticada no sólo por el resto de críticos alejados de este género en particular, sino por los conocedores especializados en esta temática, por considerarlo plagio de fragmentos o ideas de otras obras similares. Además, su adaptación en la pantalla grande, realizada por la 20th Century Fox y estrenada en el 2005, no convenció a los cinéfilos por su escaso argumento y su falta de apelación a mejores efectos especiales y maquillaje.



Otra obra que logró moderada atención en su momento fue "Shadowmancer". Escrita por G.P. Taylor, también aboga por las historias de magia y criaturas fantásticas: un párroco con ansias de la conquista mundial y tres niños que sin planearlo son los encargados de salvar al mundo de este villano.

Las comparaciones con los libros de Harry Potter a nuestro parecer son obvias. Esto, más una trama lineal, insuficiente y predecible son una seria de muestra de que en este género, no todo lo que usa magia, es mágico. Seres temibles, profecías, bosques encantados y niños que sobrepasan su valor pueden parecer elementos comunes en todas las historias del género, pero la gracia recae en saber emplearlos y sorprender. No es este el caso.

Aún así, la primera de esta saga, "El Hechicero de las Sombras" fue lanzada en el 2003 con bombos y platillos bajo el slogan: "El próximo sucesor de la literatura fantástica después de Harry Potter". Probablemente fue esto uno de los mayores ganchos que llevaron a interesarse por la obra y su continuación "La Maldición de Salamander Street", publicada este año y que deja abierta la posibilidad de una posible continuación. Con todo, estas historias lograron sacar su versión cómic virtual y ya se habla de una próxima adaptación cinematográfica de la mano de Universal Studios.


Y es así como vamos llegando a los últimos tipos de "descubrimientos" literarios en este género. Entre ellos cabe resaltar algunas joyitas como "Molly Moon" y "Tanya Grotter". La primera entrega de Molly Moon, "Molly Moon y el increíble libro del hipnotismo" publicada en el 2002 por Georgia Byng, se trata sobre una niña huérfana que es recogida en un orfanato después de haberse dedicado a vender "caramelos Moon" (de allí su apellido) y que para contrarrestar las injusticias a las que era sometida, aprende hipnotismo de un libro, poder con el que logra cambiar ciertas situaciones para su beneficio.

En la segunda parte "Molly Moon detiene el mundo", la niña vive tranquilamente, extrañando su vieja costumbre de hipnotizar a la gente hasta que se entera de un magnate que engaña a la gente, hipnotizándolos para hacerse rico, y decide probar sus poderes y enfrentarse a este nuevo estafador.

La última entrega, "Molly Moon viaja a través del tiempo", está próxima a publicarse. Aunque en los tiempos de la primera entrega se le empezó apodar "la novia de Harry Potter", poco a poco se ha ido ganando su propio lugar en las librerías, aunque probablemente apuntando a un tipo de lector más infantil, por lo colorido de sus ediciones.


Por otro lado, "Tanya Grotter", publicada en el 2003, del ruso Dmitry Yemets, es -según el autor- una parodia de Harry Potter. Sus personajes son ambos niños huérfanos, estudiantes de una escuela de magia y que deben enfrentarse a enemigos tan temibles que no pueden ser nombrados.

Sin embargo, la autora de Harry Potter logró vencer una batalla judicial que impidió la impresión de la edición occidental de "Tanya Grotter y el Contrabajo Mágico", considerado un plagio de "Harry Potter y la Piedra Filosofal" debido a sus claras similitudes.







Dentro de lo más nuevo en comparación tendríamos a la saga escrita por Rick Riordan, que consta de cinco libros y dos spni-offs, todos ambientados en Estados Unidos. En esta sería, el personaje principal es un joven, Percy Jackson, quien descubre que es el hijo de Poseidón (un dios del Olimpo). Luego se entera que los seres legendarios de la mitología griega todavía existen, monstruos, cíclopes, titanes, etc. Y que el Olimpo ahora se encuentra situado en el último piso del Empire State Building. Los monstruos y demás lo atacan con frecuencia porque es hijo de uno de los que ellos llaman: "Tres Grandes", Zeus, Poseidón y Hades.

De esta saga de cinco entregas se ha lanzado al cine la primera, "El Ladrón del Rayo", dirigida y producida por el mismo Chris Colombus para Century Fox y se estrenó en Febrero de este año. El consenso general de las críticas fílmicas que ha tenido esta película, dice que aunque la película "puede parecer sólo otra imitación de Harry Potter, los beneficios de la película es de un gran elenco de reparto, una trama rápida, y mucha diversión con la mitología griega". Mientras que el crítico de cine Jonathan Hickman de EInsiders.com dio a la película 2 1/2 sobre 4: "'Percy Jackson' tendrá éxito en encantar a los espectadores jóvenes. La violencia es una variedad de comedia ligera y pensé que era conveniente para los pre-adolescentes. Y diferente a la oscura y asustadiza segunda película de 'Narnia' o al universo siempre serio y complejo del 'Potter', 'Jackson' es una respiración de aire fresco."


La más reciente viene a ser la película: "El Aprendiz de Brujo", basada en la canción de Johann Wolfgan y en el poema de Paul Dukas. Ambos focos de inspiración también dieron origen a la película "Fantasía" de Walt Disney.

El argumento nos dice que hace siglos el protegido del mago Merlín, Balthazar Blake (Nícolas Cage), consiguió apresar a la malvada Morgana Le Fay en un recipiente mágico, pero ello significó la muerte de su mentor y el sacrificio de su amada Veronica - la que debió absorber el poder de la hechicera con su cuerpo y quedó atrapada con ella -. Antes de morir Merlín le dió a Balthazar la misión de buscar a su sucesor, el supremo mago merliniano, quien sería el único capaz de destruir a Morgana y revivir a Veronica. Las centurias han pasado y ese honor ha recaido en Dave Sutler (Jay Baruchel), un joven estudiante de física de Nueva York. Pero mientras Sutler aprende con Balthazar los pormenores de la magia, Maxim Horvath - un siniestro secuaz de Morgana - les ha seguido el rastro y planea liberar a la hechicera, para completar de ese modo el conjuro máximo que permitiría revivir a los muertos y formar un ejército para arrasar la Tierra. Sutler y Balthazar deberán evitar a toda costa que la misión de Horvath culmine con éxito.

Está película se acaba de estrenar hace poco y en lo que va en cartelera las críticas no han sido buenas. Aparentemente está llena de efectos especiales por doquier y al azar. Hay quienes confunden una buena película fantástica con una serie de efectos especiales. Además hay quienes menosprecian el final. Por supuesto hay para todos los gustos y cada quien es dueño de su propia opinión.

Son muchos los nombres que se están quedando. Ya sean plagios o inspiraciones, las historias en este género parecen haber llegado para quedarse, pues cada vez son más las personas que se inclinan por esta área. Y no podemos juzgarlas sólo por ser del mismo estilo. Muchas de ellas poseen historias fantásticas y entretenidas, originales y dignas de ser leídas. Adelantarnos a juzgarlas todas sin conocerlas sería como clasificar que todas las obras literarias de la época del Romanticismo son exactamente iguales, por tener el mismo motor. Estas historias seguirán maravillando a chicos y grandes, y mientras sirvan como impulsador del mundo de la lectura, mientras logren que un niño olvide momentáneamente el nuevo juego de su Nintendo Wii o la nueva serie de dibujos animados, copias o no, pues bienvenidas sean.

Harriet Potter & Negra Black