viernes, 18 de septiembre de 2009

Horrocruxes

“Sobre el “Horrocrux”, la más malvada de las invenciones mágicas, no debemos ni hablar ni mencionar una dirección”

Introducción de La Magia más Diabólica - Librería de Hogwarts
(PM18)


Si quisieras ser inmortal, si quisieras poder burlar la muerte y hacerte así especial y diferente al resto, si quisieras ser único entre los demás, ¿Qué tan lejos llegarías para obtenerlo?

Lord Voldemort quiso todo eso y más. Donde su arma para burlar la muerte fue su misma alma, usándola y destrozándola para que existan así varias piezas y no poder morir nunca... o al menos hasta que todos sus pedazos sean destruidos. Pero ¿Qué es en sí un Horrocrux?

Un Horrocrux es un objeto cualquiera (sin importar que este vivo o muerto) en el cuál un mago ha ocultado un pedazo de su alma para poder ser inmortal. El hechizo con el cuál se crea es desconocido para nosotros, J.K. Rowling todavía no lo ha dado a conocer. Sin embargo se sabe que es magia muy oscura y muy difícil de realizar. No hay un número máximo de Horrocrux que una persona puede realizar; sin embargo, mientras más Horrocrux tengas, en más pedazos se dividirá el alma, menos humano será la persona y la porción de alma que aún le queda será cada vez más y más inestable.

Dado que la finalidad de un Horrocrux es hacer inmortal al mago que ha realizado el hechizo, éste tiene que mantenerlo escondido en un lugar seguro, sin que nadie sepa de éste. Si el mago es atacado y “muere” en la batalla, la parte de su alma escondida dentro del Horcrux sigue existiendo. Esto hace que el mago no muera totalmente, la parte de su alma que todavía queda en él sigue "existiendo" y lo deja en un estado de “media-vida”. Si este "pedazo" de alma no cuenta con un cuerpo en donde alojarse tiene la opción de deambular, sin estar vivo, ni muerto. Es por esto que un Horrocrux debe de tenerse muy bien protegido, si es destruido, el mago pierde la inmortalidad y es inmune nuevamente a cualquier hechizo o maldición que quiera acabar con su vida.

Según el profesor Slughorn, para crear un Horrocrux es necesario cometer la peor de las acciones que un ser humano puede cometer, un asesinato, ya que al ser el mayor acto de maldad, desgarrará tu alma en dos. Luego del asesinato, es necesario invocar un hechizo aún no mencionado. Así la parte desgarrada del alma es introducida en el objeto creándose en sí el Horrocrux.


Mientras Tom Ryddle trataba de alcanzar la inmortalidad, trataba también de alcanzar la perfección; es por esto que quiso que su alma este dividida no en una, sino en siete partes. El primer Horrocrux fue el anillo de los Gaunt (Su familia paterna), el cuál fue creado luego del asesinato de su padre. Luego, al matar a Myrtle por casualidad, depositó una parte de su alma dentro de un diario. Al visitar a Hepzibah Smith, cuando trabajaba para Borgin & Burke, encontró la copa de Helga Hufflepuff y el guardapelo de Salazar Slytherin; los cuales, tras el asesinato de Hepzibah, convirtió en Horrocruxes. La diadema perdida de Ravenclaw, encontrada luego de haberle sacado información de su paradero a la "Dama Gris", hija de Rowena Ravenclaw. Accidentalmente, al intentar asesinar a Harry, lo convirtió sin percatarse en un Horrocrux, el único humano en su colección. Y finalmente, luego de asesinar a Bertha Jorkins, cuando aún seguía sin un cuerpo, convirtió a su querida serpiente Nagini en su último Horrocrux.

Como ven, todos y cada uno de los Horrocruxes de Voldemort tienen un característica en particular, son, de alguna manera, "especiales y valiosos" para él. El anillo de los Gaunt por ser originalmente, al igual que el guardapelo, de Salazar Slytherin. Hombre al cuál Ryddle admiraba por sus creencias y además del cuál descendía. El diario de Tom Riddle se convirtió en un Horrocrux al ser algo íntimo y personal. Según J.K. Rowling, un diario es un objeto donde pones todos tus secretos, tu único confidente, donde se puede ser sincero ya que éste siempre estará de tu lado y nunca te defraudará. Además menciona que el mayor miedo de su poseedor es que alguien lea su contenido; es por esto que J.K. quiso convertir el diario en un Horrocrux. Entonces, por poseer parte del alma de Voldemort, cuando Ginny Weasley lo “encontró”, éste se volvió en su contra y la controló para hacer la voluntad del joven Tom.

La copa de Hufflepuff y la diadema de Ravenclaw, pertenecieron en un principio a las dos fundadoras de Hogwarts, lo cual las hacía especiales, Hogwarts, dentro de todo, era el lugar al que Tom Ryddle, de alguna forma, llamó "hogar". Nagini, su serpiente, era bastante cercana a él y Voldemort la apreciaba de alguna forma extraña, podría decirse que sentía que podía confiar en ella y en su fidelidad. Así Nagini se convirtió en lo que él creía era su último Horrocrux; pero sin darse cuenta, al matar a Harry, estando su alma sumamente débil e inestable después de tantas muertes, parte de su alma paso al bebé de los Potter. Cada uno de estos pedazos de alma fueron eliminados uno por uno, lo que hicieron a Voldemort mortal una vez más e inmune a cualquier maldición asesina.

No sabemos exactamente que pensaba Herpo "el loco" cuando tuvo la loca idea de crear un Horrocrux; lo que sí sabemos es que miles de años más tarde existió un mago que repitió el mismo hechizo siete veces.

Morgana Gaunt