miércoles, 11 de junio de 2008

What's the Story? / ¿Cúal es la historia?


Millones de fanáticos soñamos con una cara más, unas palabras más que saciaran nuestra sed del mundo Potteriano. Vivimos intentando preguntar más y más a la creadora de los libros que han llenado nuestra vida por años, para completar cada vez más la historia que tenemos grabada en nuestra memoria. ¿Que hizo Luna después de Hogwarts?, ¿Alguien verá a Sirius alguna vez? ¿Qué eran los cerebros en el ministerio? Etc, etc, millones de preguntas rondan nuestras cabezas, y JK ha sabido contestar algunas de ellas, ha intentado llenar nuestras ansias con algunas respuestas en diferentes entrevistas. Ha escrito los “Cuentos de Beeddle el Bardo” y ahora nos deleita una precuela bastante satisfactoria. Unas líneas dedicadas a personajes bastante queridos por muchos de nosotros. Hemos conseguido traducirla y aquí la tenemos para deleite de los fans:


La veloz motocicleta tomó vuelta en la afilada esquina tan rápido en la oscuridad que los dos policías en el carro perseguidor gritaron ‘Whoa’. El sargento Fisher hundió su largo pie en el freno, pensando que el chico que conducía de seguro ya estaría bajo sus ruedas: sin embargo, la motocicleta realizó la vuelta sin arrojar a ninguno de sus ocupantes, y con un guiño de la luz roja trasera, la moto desapareció adelante por una calle angosta.
“¡Los tenemos ahora!’” hipó excitadamente el oficial Anderson. “¡Ese es un callejón sin salida!’.
Tomando el volante con determinación y haciendo chirriar las ruedas, Fisher rayó la pintura a un costado del auto al forzarlo a seguir por la estrecha calle.
Más allá, bajo las luces estaba quietamente sentada al fin su presa, luego de un cuarto de hora de persecución. Los dos conductores estaban atrapados entre una alta pared de ladrillos y el carro del policía, que se acercaba ahora a ellos como un depredador gruñón de ojos luminosos.
Había tan poco espacio entre las puertas del carro y las paredes del callejón que Fisher y Anderson tuvieron gran dificultad para salir ellos mismos de su vehículo.
Les hería la dignidad tener que desplazarse pulgada a pulgada como cangrejos, hacia los malandrines. Fisher arrastró su generosa panza por la pared, arrancando los botones de su camisa en el camino y finalmente desclavando el espejo lateral del auto con su trasero.
“¡Bájense de la moto!” gritó a los jóvenes que sonreían insolentemente, sentados bajo la parpadeante luz azul, como si lo disfrutasen.
Ellos lo hicieron como les ordenaron. Finalmente librado del retrovisor roto, Fisher los miró con ferocidad. Ellos parecían estar en los últimos años de su adolescencia. El que había estado conduciendo tenía el cabello largo y negro; su buena apariencia insolente recordó a Fisher desagradablemente al novio guitarrista y vago de su hija. El segundo chico también tenía el cabello negro, pero este era corto y crecía hacia todas las direcciones; llevaba gafas y una gran sonrisa. Ambos vestían camisetas estampadas con una gran ave dorada; el emblema, sin duda, de una desafiante y desentonada banda de rock.
“¡Sin cascos!” gritó Fisher, señalando de una descubierta cabeza a la otra. “¡Excediendo el límite de velocidad por una diferencia considerable!” (De hecho, la velocidad registrada era mucho más de lo que Fisher estaba dispuesto a aceptar que una motocicleta podía correr) “¡Ignorar la detención policial!”

“Nos hubiera encantado parar a conversar”, dijo el chico con gafas, “sólo que estábamos tratando…”
“No te hagas el listo – ¡ustedes dos están en graves problemas!” bramó Anderson. “¡Nombres!”
“¿Nombres?” repitió el conductor de cabello largo. “Er- bueno, veamos. Están Wilberforce… Bathsheba… Elvendork…”
“Y lo mejor es que puedes usarlos tanto para un niño como para una niña”, dijo el chico con gafas.
“Oh, nuestros nombres, quiere decir?” preguntó el primero mientras Anderson escupía con rabia. “¡Debió decirlo antes! Este es James Potter y yo soy Sirius Black!”.
“Esto se va a poner seriamente negro en un minuto para ustedes, pequeños descarados…”
Pero ni James ni Sirius estaban prestando atención. Ellos se pusieron de repente tan alertas como sabuesos, mirando más allá de Fisher y Anderson, sobre el techo de la patrulla de policía; hacia la oscura entrada del callejón. De repente, con idénticos movimientos fluidos, llevaron sus manos hacia sus bolsillos traseros.
Durante el tiempo que dura un latido del corazón, ambos policías imaginaron pistolas apuntando hacia ellos, pero un segundo después ellos vieron que los motociclistas no habían sacado nada más que –
“¿Baquetas?” rió Anderson. “Son un par de bromistas, ¿verdad? Bueno, quedan arrestados bajo cargo de –“
Pero Anderson nuca tuvo tiempo de nombrar los cargos. James y Sirius habían gritado algo incomprensible, y los haces de luz de los faros se movieron.
Los policías se volvieron a su alrededor, después miraron a sus espaldas. Tres hombres estaban volando -realmente volaban- en escobas fuera del callejón, y al mismo tiempo, la patrulla de policía estaba siendo levantada sobre sus ruedas traseras.
Las rodillas de Fisher temblaban y cayó sentado. Anderson tropezó con las piernas de Fisher y cayó sobre él, mientras se oía un fuerte ¡plump! ¡bang! ¡crush!
Escucharon a los hombres en escobas chocar contra el auto levantado y caer, aparentemente inconscientes, al suelo mientras pedazos rotos de escoba caían alrededor.
La motocicleta volvió a cobrar vida y rugió nuevamente. Con la boca aún abierta, Fisher sacó fuerzas para mirar atrás hacia los dos jóvenes.
“¡Muchas gracias!” gritó Sirius sobre el ruido de la máquina-. “¡Les debemos una!”
-“¡Sí, ha sido un gusto conocerlos!” dijo James, “Y no lo olviden: ¡Elvendork! ¡Es unisex!”

Hubo un crujido que sacudió la tierra, y Fisher y Anderson se abrazaron el uno al otro atemorizados; su auto acababa de caer nuevamente al suelo. Ahora era el turno de rugir de la motocicleta. Antes de que los policías diesen crédito a lo que veían sus ojos, la moto se alzó por los cielos: James y Sirius desaparecieron en el cielo nocturno, con la luz trasera brillando tras ellos como un rubí desvaneciéndose.

-°-

De la Precuela en la que NO estoy trabajando… ¡pero que fue divertida!

JK Rowling 2008


Satisfechos? Probablemente no, pero al menos estos pocos párrafos han llenado nuestras cabezas de nuevas ideas, nuevas incógnitas y en algunos, nuevos fics para crear. Son estas pequeñas píldoras que nos da JK que nos ayudan a formar de manera más precisa la personalidad de cada uno de los personajes que ha creado.

Este fragmento no fue hecho por simple bondad hacia nosotros sus fans, más bien tuvo como propósito una gran subasta en las librería Waterstone’s a beneficio de English PEN y Dislexia Action. La gran subasta se realizó el día de ayer, y se recaudó la suma de £ 25 000 (4000 galeones) por esta pequeña precuela. A la gran subasta se le sumaron varios fragmentos de otros autores reconocidos, todos bajo la campaña What’s the Story? (Cuál es la historia?) que en total ha recaudado £ 47 150 (7544 galeones).

El comprador fue Hira Digpal, presidente de una compañía de consultoría bancaria en Tokio. Sus planes con estas 800 palabras escritas a mano en dos caras tamaño A5 son, volver a venderlas para obtener más dinero y así poder donar aún más a caridad. Digpal opina que fue una ganga ya que estaba dispuesto a pagar £ 50 000 (8000 galeones) por esta “pieza de historia literaria” (cita textual). La librería decidió publicarlo hoy a las 6 de la mañana (Londres) por medio de su página web y muy pronto los demás fans que no tenemos 4000 galeones a la mano podremos obtenerlo en un libro que tendrá el conjunto de todos los pequeños relatos que han escrito todos los autores que hayan participado de la campaña What’s the Story?, el cuál saldrá a la venta en Agosto en Inglaterra. Todo lo que recaude dicho libro también irá a las primeras organizaciones mencionadas. Realmente la caridad está de nuestro lado.

lunes, 2 de junio de 2008

Wizard Rock








Wizard Rock



Harry, oh Harry Potter
Pensé que serías un poco más listo
Concéntrate un poco más duro
Cuando estés montando en tu coche volador.
Oh Weasley, oh Ronald Weasley
Me gustaría poner una maldición en toda tu familia
Tú insultaste mi dignidad
Cuando me impactaste con tu coche volador
(traducción)



Si lo leyeran completo, le encontrarían el doble sentido. Y no, este fragmento no forma parte de ningún fic slash, sino es una de las canciones que lanzó en el 2006 la banda The Womping Willows – “Los Sauces Boxeadores”- en un álbum del mismo nombre (en mi opinión, uno de las mejores de WRock).

Pero vayamos por partes. ¿WRock? Bueno, así como fic es la abreviación de fan-fic (que a su vez es la abreviatura de fan fiction), WRock es la escritura común para referirnos al “Wizard Rock”.

What??? Wizard Rock? Sí, aunque no es una corriente muy popularizada en nuestro medio, cada vez está cobrando más fuerza este tipo de fandom a Harry Potter. El WRock es un género de rock –obvio- cuyas letras y estilo están inspirados en temas de Harry Potter. Y no, no estamos hablando de una o dos bandas por ahí, sino de todo un fenómeno en plena expansión.

Son cientos las bandas fanáticas de Harry Potter que se han decidido por este estilo. Es más, conocidas oficialmente son 487 las bandas que actualmente se difunden de WRock, sin contar las decenas y hasta cientos de amateur que deben andar por ahí dispersas.

Aunque el crear música referente a Harry Potter se podría haber visto venir con todas las áreas que los fanáticos hemos creado alrededor de la historia, la referencia más antigua que se tiene de música sobre Harry Potter (no tiene nada que ver con John Williams, Nick Cooper y el resto de compositores para las películas ni de canciones de bandas famosas que hablan sobre HP, como la canción “If You’re a Wizard Then Why Do You Wear Glasses?” de la banda Liars) data del 2000, cuando una pequeña banda de pop punk, “Switchblade Kittens”, lanzó el sencillo “Oda a Harry Potter”. La letra era una confesión de Ginny sobre su amor por Harry, dónde al final de la canción le advertía: “Cuando te des cuenta, será muy tarde”. Más adelante, esta banda, cuyo primer álbum fue lanzado en 1999, cobró mayor presencia en este ambiente cuando en el 2006 lanzó su único album íntegramente dedicado al WRock: “The Weird Sisters” (“Las Hermanas Raras” o, según traducción de los libros, “Las Brujas de Machbeth”).

Pero el verdadero nacimiento del Wizard Rock se dio accidentalmente recién en el 2002 con Paul deGeorge, fanático de Harry Potter y dueño de la disquera independiente “Eximo Laboratories” quién una tarde decidió hacer un pequeño “concierto” en el patio trasero de su casa para todas aquellas bandas que formaban parte de su sello. Al contrario de lo que creía, un buen número de personas se congregó para disfrutar del concierto, pero ninguna de las bandas participantes se dignó a aparecerse por ahí. Ante la desesperación, Paul y su hermano menor Joe, se escondieron en la casa por una hora, durante la cual escribieron 7 canciones de lo que conocían mejor: Harry Potter. Al cabo de ese tiempo, ellos mismos salieron a tocar y, aunque ese tema no era el esperado por los asistentes, fue todo un éxito. Con este traspié nació la banda tal vez más representativa de este género: “Harry and the Potters”. Con Paul caracterizando a Harry de 7mo y Joe como Harry de 4to, esta banda lanzó su primer disco homónimo en el 2003, creando así no solo un precedente del género, sino también marcando su particular estilo en el escenario, vestidos con camisas y chompas de Gryffindor y mezclándolo con jeans y zapatillas “rockeras”.

Estos “padres del Wizard Rock” –que destacan más por su estilo y no por u excelencia musical- fueron avanzando rápidamente tocando en clubes, quedadas y librerías. En Julio de ese mismo año lograron tocar en el lanzamiento de “Harry Potter y la Orden del Fénix”, lo que los consagró definitivamente. Para el 2004 ya realizaban conciertos individuales, donde asistían fans de HP coreando las letras y con los discos en manos. También realizaron su primera gira por Estados Unidos y Canadá. No creo que hubiera sido muy difícil identificarlos, si iban en una camioneta con un gran rayo como insignia.

Al año siguiente (2005) se fueron de gira por Reino Unido y los Países Bajos con motivo del lanzamiento de “Harry Potter y el Misterio del Príncipe”. En Holanda causaron sensación al representar sus canciones en ese idioma.

Paralelamente, el boom ya había estallado y por todas partes se iban creando banda de este género. El verdadero estallido no se dio hasta el 2006, gracias al mayor “boom” de MySpace, que al permitir difundir las bandas y colgar su música, se convirtió en el pilar y mayor sustento de este género, ampliándose la nominación también a bandas de pop, punk, rap, heavy, goth, etc.

Cuando en el verano de ese año las convenciones sobre Harry Potter empezaron a cobrar mayor fuerza, también lo hicieron las bandas que ahí veían su mayor auditorio. Con la popularidad de convenciones tales como Lumos, Patronus, Phoenix Rising, Portus and Termus en USA y Accio (UK), las bandas se fueron popularizando y llamando la atención de fanáticos, administradores webs, podcasts e incluso MTV no solo dio difusión a un par de bandas aisladas sino a toda la corriente.

Y así como Julio del 2007 es considerado fecha ítem para todos los fanáticos de HP (no se pasen pues, el último libro y la película en un mismo mes es demasiado para nosotros) también fue el momento dónde aquellos incautos que no se habían percatado de la ya gran corriente que los envolvía (en países de habla inglesa, me refiero) se vieron atiborrados de podcasts, webs, gira y promociones de WRock; así como por la presencia del mayor número de fanáticos concentrados, nuevos sub-géneros y muchas nuevas bandas.

¿Hay algo más que decir obre el WRock? Bueno, al igual que Rowling trata de ayudar en cuanto evento benéfico pueda ( ¿han oído hablar de la precuela que creó para la próxima subasta?... se los contaré en otra entrada), las bandas de Wrock se unen al activismos, creando campañas como “Wizard Rock EP of the Month Club” dedicado a fomentar la lectura con canciones como “Fight Evil, Read Books”, de The Remus Lupins, u otras causas como “Salva a Darfur”, promovida por “The Harry Potter Alliance”, relacionando su causa con pasajes de los libros sobre el control ministerial.

También son muy populares las canciones navideñas que se compilaron en el álbum Jingle Spells que recaudó más de $30,000 y cuyo íntegro fue donado a la organización “Book Aid internacional”. Y la nueva edición de este disco donará lo recaudado a “Caminata por el cáncer de mama” de Avon, solidarizándose de esta manera con la actriz Maggie Smith (Mc Gonagall) que padece esta enfermedad.

A diferencia de otros grupos musicales, el que todas estas bandas tengan gustos en común las hace muy unidas, creando eventos masivos como el internacional Wrockstock fue promovido por “The Harry Potter Alliance” y la imagen del famosísimo Woodstock, el año pasado congregó a bandas de todo el mundo en tres días a la intemperie de fanatismo total. El concierto de este año promete muchas actividades más.

Este año también, los fanáticos del Wizard Rock celebraron el estreno de la película “The Wizard Rockumentary: A Movie About Rocking and Rowling” que se estrenó el 11 de abril de este año en Washington, y la aparición adicional de la parodia The Wizard Schlockumentary presentada en el festival de Cine Independiente de la Universidad de Illinois.

Actualmente junto con Harry and the Potter, destacan muchas bandas como The Womping Willows, Draco and the Malfoys, The Moaning Myrtles, The Remus Lupins, Justin Finch-Fletchley & the Sugar Quills (todas estas, debo admitir, mis favoritas) y otras igual de destacadas pero en un menor rango de mi aprecio personal como The Parselmouths, Olliver Boyd and the Remembralls, Ministry of Magic, The Mudbloods, Voldemort, Ginny and the Heartbreakers, The Marauders (de hecho tenía que haber una banda con ese nombre), The Zabini Machines, Sue and the Hufflepuffs, Ginny and the Weasleys (USA y UK), Hermione and the Crookshanks, Marked as his Equal, Roonil Wazlib entre muchas (muchísimas) otras.

A quiénes estén interesados en este estilo musical les invito a visitar páginas como “La Wizrocklopedia”, Wizardrick.org y WRock, o a escucharlas por portales como Hayag y a encontrar todo sobre ellas en el MySpace de todas (créanme TODAS tienen su MySpace site). Y si están interesados en la película, pueden informarse en The Wizard Rockumentary. Y claro… si alguien por ahí le gusta Harry Potter y tiene una banda de rock, sería genial formar la primera banda en castellano, ¿no lo creen?