lunes, 12 de julio de 2010

¿Albus Dumbledore gay o más que eso?

Hasta hace unos cuantos años, hablar abiertamente de homosexualidad era aún un tema tabú, ya sea en ámbitos públicos o privados. Y en una sociedad como la nuestra, era casi imposible ver a personas en la calle proclamando abiertamente su inclinación sexual; mucho menos aún personajes públicos que hayan declarado este tema con total libertad... las cosas eran simplemente secretos a voces, pero a voz baja, casi un cuchicheo.

Pero eso era "hace unos años", a partir de la revolución liberal de los sesenta, y más abiertamente en la década pasada, son muchos los personajes que han descubierto públicamente sus inclinaciones o que nunca han tenido ningún reparo en esconderlas. En ese grupo tenemos, por ejemplo, a Alejandro Magno, Sócrates, William Shakespeare, Miguel Ángel Buonarotti, Frida Kahlo, Andy Warhol, Elthon John, entre tantos otros.

Sin embargo, aún con la liberación sexual de los últimos años, el hecho que Dumbledore, el amado y respetado director de la Escuela Hogwarts, fuera declarado gay, causó controversia hace algún tiempo.

El anuncio lo realizó la propia autora en una conferencia de prensa realizada en Nueva York. Ante la pregunta de un joven: ¿Dumbledore alguna vez se ha enamorado? Rowling contestó que Albus estuvo enamorado del amigo de su juventud, Gellert Grindelwald.

Para la autora, esto excusa en cierta manera el que Albus haya tenido una fe tan ciega en sus ideas de poder, y por eso también resulta una gran decepción para él cuando Grindelwald se mostró tal cual era; lo que a su vez también da mayor mérito al hecho que haya sido el mismo Dumbledore quien se le enfrentara y que finalmente lo derrotará durante su ascenso al poder.

También comparó bastante su atracción a la que siente Bellatrix Lestrange hacia Voldemort. Simplemente Dumbledore conoció una mente tan brillante como la de él, lo que le llevó a la admiración y obnubilación.

Como era de esperarse, una noticia de esta naturaleza produjo gran revuelo entre los asistentes. Y hasta ahora sigue en gran medida la controversia entre los fans que apoyan esta idea, y aquellos que, a pesar de no tener directamente ningún prejuicio contra los homosexuales, aún les cuesta afrontar que el admirado profesor sea homosexual.

¿Cómo cambia esto la imagen de Dumbledore? Bueno, son muchos los que han tratado -otra vez- buscarle cinco pies al gato y tratan de explicar, también de esta forma, su posible relación con Snape o hasta con el mismo Harry.

Personalmente esto me parece completamente sacado de pelos. Lo que la autora manifestó es una relación directa hacia una persona en particular por las razones ya antes expuestas. No creo que ella misma se imaginara a Albus Dumbledore estando atrás de otros hombres solo por la relación de cercanía ¿O es que el hecho de que una persona sea homosexual implica que vayan mirando al resto de hombres -o mujeres- como posibles parejas?

Otro punto a mencionar es qué tanto tiene este dato cabida en la historia. En primer lugar, no creo que nadie pueda creerse Cristóbal Colón y decir que sí había notado indicios de este comportamiento en la saga, porque simplemente no los hay. Este dato no afecta en sí ningún componente de la historia original, pues no altera al Dumbledore tal y como lo conocimos. Y más aún, al no ser un dato que esté realmente en el libro, el lector es libre de tomarlo u omitirlo. A no ser que la autora decida hacer otra versión -cosa 100% improbable- esto solo es un bonus que en realidad no tiene ninguna relación con la trama, ni con el concepto en sí, que finalizó al momento de publicarse el último volúmen de la historia.

Este comentario podría ser calificado como algo muy de lugar. Es decir, poco o nada altera que él sea homosexual o no, sigue siendo la persona tan grandiosa y su esencia no se altera por su orientación. Pero sí el hecho que, si antes ya causaba polémica por su tendencia al oscurantismo, ahora haya aún más excusas para vedar un libro que su único pecado fue gustar a todos, niños y adultos.

Además, el comentario era realmente irrelevante como aporte a la trama. No es lo mismo descubrir la profesión de los padres de Harry, que puede servir para explicar su continuo enfrentamiento con Voldemort, que la orientación sexual de tal o cual personaje.



Son muchos los que felicitan esta idea, lo que llevó a la autora a decir: "Si hubiera sabido que os haría tan felices, lo hubiera dicho antes". Pero ya se empieza a sospechar de cierto afán publicista en este hecho. El sacar a la luz un dato como este, que no se sabe si va a ser bien recibido o no, puede subir o bajar sus ventas, según el interés público, pero no alterar aquellas que ya se vendieron, pues en ese caso, ¿por qué no decirlo antes? No es la primera vez que alguien le hace una pregunta de este tipo, lo pudo haber dicho antes y simplemente evitar decir de quién se trataba, para no caer en "spoilers".

También se habla de cierto afán de congraciarse con todos. Claro, la comunidad gay es uno de los pocos sectores que no ha sido defendida en una obra que -de forma totalmente abierta- toma como norma primaria la defensa contra la discriminación.

Rowling ha dicho: "Nunca ha sido una noticia para mí que un hombre valiente y brillante pueda amar a otros hombres". Pero muchos insisten en que esto deja a la luz cierto halo de presión por parte de los medios, no solo de homogeneizar la diversidad, sino de buscar "agrandar" una saga aún considerada por muchos como "solo para niños".

No hay mucho que se pueda decir que muchos no sientan. Es notable recalcar el hecho de que la confesión la haya hecho una persona quien en muchos otros temas siempre procuró guardar mesura y hasta cierto punto, trató de brindar a los niños la mayor vigencia posible antes de brindar cada opinión.

Sin embargo, para muchos de nosotros la simple idea de tildar a un mago tan brillante dentro de las casillas de una opción sexual es algo muy simplista. Dumbledore fue un mago plenamente inteligente, con habilidades incalculables, de una sabiduría indescriptible. ¿No es algo muy terrenal y muggle etiquetarlo dentro de una inclinación sexual? ¿No podríamos acaso ver a Albus de una forma más complicada que simplemente gay u heterosexual?. ¿No era de alguna forma superior en cuanto a evolución mental y logró ver en las personas simplemente individuos y no sexos? Es decir, ¿porque no pensar que Dumbledore no fue simplemente gay (y no que esto tenga algo malo) sino que él se enamoró de un individuo, de un ser bastante inteligente que logró sorprenderlo y cautivarlo?.

Albus Percival Wulfric Brian Dumbledore conoció a Grindelwald y poco a poco encontró a un igual, a alguien con el que podía compenetrarse, alguien con quien compartir, un individuo que lograba asombrarlo, siendo esto algo difícil para un mago tan inteligente como él. ¿Acaso nosotros no buscamos aliarnos a quienes nos aportan algo? ¿Estarían ustedes con alguien a quien consideren aburrido y que no les da nada nuevo a su vida? No lo creemos. Entonces por que no ver a Dumbledore como simplemente alguien que encontró un igual y quiso unirse a él?

Si, probablemente se enamoró de Grindelwald, pero cuantos de ustedes, al admirar a alguien, no lo encuentran atractivo? No por ser hombre o mujer, sino por quien es, esto es lo que probablemente vió Dumbledore. Para él ya debe haber sido difícil llevar la vida que llevaba, sin sus padres, con sus hermanos bajo su cargo y sin poder explotar su mente y sus habilidades como él quería. Es así como al encontrar a alguien con quien hacer todo eso pues se enamoró, se vió atraído hacía él.

Por supuesto, esto es una teoría y nada de lo último dicho está confirmado por J.K. Rowling, pero creemos importante mencionar que se puede ver esta "declaración" como algo mucho más complicado y enriquecedor que simplemente "salir del closet".

La declaración ya está hecha y el misterio -que en realidad nunca existió- revelado. Ahora, como ya han venido haciéndolo, cada unos de ustedes puede expresar su opinión al respecto. A favor, en contra, desilusión, apoyo. Cuando un autor publica un libro, deja de pertenecerle para volverse de todos. Así que ahora, aduéñenselo.


Harriet Potter y Negra Black

martes, 6 de julio de 2010

¿Harry Potter una historia llena de dolor?

Hace unos años leí en la red la carta que una preocupada madre le mandó a todos los padres de familia de una página cristiana sobre los motivos por los que debía prohibirse a los niños la lectura de los libros de Harry Potter. En aquella carta contaba que sus dos hijos le insistían en que les dejaran leer las aventuras del mago y para complacer a todo el mundo, decidió hacer un muy salomónico trato: ella se "sacrificaría" por sus hijos, y revisaría las 100 primeras páginas del primer libro. Basada en eso, decidiría si valía la pena que lo leyeran o no.

Dejando al margen el hecho de que es imposible juzgar propiamente cualquier obra leyendo sólo la introducción (pues si recordamos, en la página 100 acaban de arribar a Hogwarts por primera vez); esta madre decidió que el libro no era bueno porque - hasta dónde había leído - sólo vio un mundo de gran dolor y crueldad absoluta en dónde un niño había recibido la más terrible de las desgracias y se movía en un ambiente dónde los adultos eran desalmados y desnaturalizados. Según palabras de la madre, "en todo el contexto no encontré una sola virtud ni un mensaje de enseñanza para los niños".
Aquellos que insisten en calificar a "Harry Potter" como unos libros para niños, y que a su vez los descalifican como apto para menores por su temática oscura, ponen estos hechos de pretexto: que se muestran personajes sombríos e insensibles y que hay escenas de dolor, violencia y crueldad que no debe ir dirigida a niños.

Como todos los que hemos leído alguna vez los libros o visto las películas sabemos, hay algunas escenas un poco fuertes - no por la violencia en sí, sino por el contexto, lo que ha llevado a que las últimas películas se clasificaran para mayores de 14 años, pero el hecho de que estén en un libro leído masivamente por niños nos lleva a preguntarnos: ¿Cómo perciben los niños el dolor?

El dolor está presente, y forma parte constante de nuestras vidas, y desde niños sentimos alguna clase de dolor. En este sentido, podemos encontrar cierto apoyo en la saga de estos libros.

Es verdad que los niños de hoy en día, maduran más rápido que hace 50 años. Lo masivo de los medios de comunicación, y lo errado de las ideas sobre la educación hacen que los padres se opongan fervientemente a que su hijo de 7 años vea un dibujo de lucha de artes marciales, pero sin embargo conviven diariamente con imágenes de muerte, violaciones y maltrato que se emiten en televisión.

No podemos negar que esas cosas son parte del mundo y que se debe aprender a vivir con ellas. Los padres son los primeros llamados a guiar a sus hijos por las duras verdades de la realidad, pero incluso en un mundo de fantasía como es el de Harry Potter, podemos encontrar todos los rasgos de nuestra sociedad, tanto los positivos como los negativos.



¿Qué vemos en Harry Potter? En primer lugar, tenemos el origen de Harry. Sus padres muertos cuando él tan solo tenía un año de edad y criado por tíos que nunca le demostraron afecto. A mí aún me resulta durísimo imaginarme cómo hubiera sido yo, si en toda mi vida mi mamá nunca me hubiera dicho: "Te quiero, hija", si mi papá nunca me hubiera ayudado en algo, si todo el tiempo hubiera visto insensibilidad hacia mí y nunca una felicitación hubiera premiado algún logro. Harry tampoco tuvo un amigo en el colegio. ¿Se imaginan pasar los años de inicial y primaria sin una sola persona con quién conversar?

Además de la temprana muerte de sus padres, Harry también pierde a su padrino, a aquél hombre que en poco tiempo se había convertido en una mezcla de padre y hermano, algo que él nunca tuvo.

A todo esto se suma la muerte del director y su mentor. Algo que marca la muerte de Albus Dumbledore es que Harry siempre lo vio como alguien a quien recurrir en toda circunstancia. Dumbledore era el mago que podía solucionar absolutamente todo. Con su muerte, Harry se ve enfrentado a la peor situación que le ha tocado: verdaderamente está solo, y ya no hay más guías, ni atajos auxiliares que lo lleven al momento más importante: su enfrentamiento con el origen de todas esas desgracias: Lord Voldemort.

En los libros vemos un origen directo a la mayoría de los males, pero a su vez nos topamos con situaciones o personas que originan dolor o son malas sin ser necesariamente de ese grupo. Como dice Sirius, "El mundo no se divide solo en buenos y mortífagos, Harry. Todos tenemos luz y oscuridad en nuestro interior y de nosotros depende elegir que lado debemos potenciar."

¿Si hay tantas cosas malas por qué debemos leerlo? Porque tanto dolor no ha podido borrar una personalidad buena y decidida, sino que al contrario, ha ido fortaleciéndola desde el principio para encontrar a un joven que desde muy pequeño supo reconocer cada una de las cosas buenas de la vida. Harry es un chico que sabe agradecer por sus grandes amigos, por todos aquellos que lo apoyan y acompañan, que ha aprendido a ser fuerte y a defender sus principios y lo que considera correcto, que sabe cómo reponerse ante las adversidades y que a pesar de grandes tentaciones ha aprendido que vale la pena luchar por buscar algo mejor, y que llegado un momento, lo más importante es tener a los que quieres a tu lado y preocuparte porque sean felices.

Harriet Potter
Blog AvadaKedavra